Trabajo sobre la personalidad

en Audios09 de marzo

Muchas de las cosas que hacemos en contacto o en servicio en este mundo y con los demás, las hacemos siguiendo  impulsos egoístas provenientes de algunos de los defectos que se presentan de diferentes formas en nuestra vida: la avaricia, la lujuria, la gula la ira, la pereza, etc.

Cuando detectamos que el impulso es egoísta, porque proviene de alguno de estos defectos, es lo que debemos  cambiar. Porque tenemos que entender qué es lo que se debe hacer. Y entendiendo lo que se debe hacer, debemos hacerlo según Dios lo manda. Y Dios manda que lo hagamos en Amor, y no siguiendo los intereses propios.