Cambiar desde nuestro interior

en Fragmentos27 de septiembre

cambiar-desde-el-interior

Muchos están tratando de que el otro haga las cosas como corresponde, y no se preocupan por sí mismos. Lo mismo está pensando el otro sobre noso­tros y los demás. Entonces nadie hace nada para cambiar. No puedo cambiarlo, me puedo cambiar a mí mismo. Puedo llegar a distinguir, porque tengo ojos y comprendo, que hay muchas personas con maldad que son ignorantes y egoístas. He sentido dolor porque he sido lastimado por su obrar, puedo ver mucho mal y egoísmo a mí alrededor, pero nada de eso puedo cambiar. Lo único que puedo cambiar es lo que hay en mi interior. Tengo que ver cuánto de todo eso no vive o subsiste por mí obrar.

Esto que genero lo puedo cambiar. A partir de que tomo una decisión de dejar de hacer lo que es en egoísmo, co­mienzo a obrar en Amor. Al comenzar a obrar en Amor, busco lo que está relacionado con él, y cómo alimen­tarlo en todo Ser viviente. Esto es la Compasión. Amorosa­mente contemplo la vida con la intención de colaborar, de cooperar en el acompañamiento de toda forma de vida, de manera amorosa.

Tengo una inteligencia. Hay vida en lo reinos inferiores que no la tienen, como el hombre. Puedo acompa­ñar, puedo usarla para ir ascendiendo, ir ascen­diendo es ir viendo con más claridad la tarea que tengo que desarrollar.

Nada en la Luz me conduce a la pereza, a olvidarme de los problemas. Cuando crezco en Amor no los origino, no vivo el dolor personal de haber gestado inconscientemente situaciones que me lo ocasionan. Me pongo en contacto  con el Amor de la forma más pura. Hoy veo con más claridad el dolor que está enraizado, presente en la vida de los demás.

Todo se reduce siempre a vivir en Amor, es lo que el Padre quiere.

Daniel Ferminades

Extraído del Fasciculo ¨La Mujer¨